Fascitis plantar

¿Que es?

La fascitis plantar (FP) es un proceso inflamatorio de forma inicial que es un proceso que afecta a la fascia plantar o aponeurosis plantar (tejido fibroso organizado en bandas que se extiende desde la tuberosidad anterior del calcáneo hasta los dedos). En la mayor parte de los casos sino se trata correctamente se vuelve degenerativo y crónico, siendo un problema más rebelde.

Su prevalencia se estima entre el 3,6 al 7% en población general, llegando al 8% en corredores. Es más frecuente entre los 40-60 años aunque en atletas lo es en edades más tempranas y en un tercio de los casos es bilateral.

Resultado de imagen de plantar fasciitis

Causas

Su etiología es desconocida y podría relacionarse con un desequilibrio biomecánico, con microtraumas repetidos y en ocasiones con cambio de calzado deportivo.

Algunos de los factores de riesgo pueden ser:

  • Pies planos o cavos, estando el ángulo de dorsiflexión del pie limitado, la musculatura intrínseca del pie y flexora plantar débil.
  • Acortamiento del tendón de Aquiles y gemelo.
  • Hiperpronación del tobillo.
  • Microtraumas repetitivos.
  • Realización de deporte con mal entrenamiento y uso de zapatos inadecuados para ello.
  • Posturas durante el sueño que favorezcan la contractura de los músculos de las piernas.
Resultado de imagen de fascitis plantar png

Clínica

El dolor típico es en la zona media y plantar, suele ser de inicio insidioso, más intenso por la mañana con los primeros pasos o después de un periodo de inactividad o siguiendo a un incremento de carga prolongado sobre la zona. 

Suele estar precipitado por un reciente incremento en la actividad de carga y se localiza por palpación en la zona proximal de la inserción de la fascia plantar (zona media del calcáneo). 

Se reproduce con la dorsiflexión del primer dedo del pie: test de windlass positivo. Este test presenta una alta especificidad pero una baja sensibilidad, por lo que debe realizarse con el pie en carga para maximizarla. Los test para descartar síndrome del túnel del tarso son negativos.

Una duda típica del paciente es que en las radiografías se puede visualizar un espolón calcáneo si bien no siempre está presente y su presencia no implica dolor . Lo que parece claro es que el espolón es una consecuencia y que no implica mayor gravedad.

Resultado de imagen de fascitis plantar png

Diagnóstico

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, mediante una buena historia clínica y una exploración física detallada.

Las pruebas complementarias no sirven para el diagnóstico, pero la radiografía simple se recomienda para excluir otras causas de dolor. Otras pruebas de imagen como la ecografía y la RMN pueden ser útiles en dolores refractarios.

Muy importante realizar un correcto diagnóstico diferencial.

Tratamiento

El tratamiento básico en todos los casos son medidas generales:

  • Reposo relativo.
  • Corrección de los errores de entrenamiento.
  • Selección apropiada de zapato con adecuada distribución de la carga y el arco, tanto para caminar como para hacer deporte.
  • Mantener un adecuado IMC.

Otros tratamientos:

  • Ejercicios de estiramiento de la fascia plantar y gemelo.
  • Terapia manual y fisioterapia: consiste en la movilización de la articulación y de la musculatura plantar para mejorar la flexibilidad. Asociada a los estiramientos puede mejorar el dolor a corto plazo.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (orales o tópicos): únicamente utilizados con otros tratamientos conservadores se obtiene una discreta mejoría del dolor.
  • Férulas nocturnas: en casos puntuales.
  • Taloneras.
  • Infiltración con corticoides: no debe ser considerada como tratamiento de primera línea. Mejoran discretamente el dolor tanto si se realizan por palpación como guiadas por ultrasonidos.
  • Ondas de choque: su uso ha demostrado ser eficaz en el control del dolor crónico de la FP cuando no ha respondido a otros tratamientos.
  • Inyección de plasma rico en plaquetas: mostrando buenos resultados en la literatura.
Resultado de imagen de fascitis plantar

Y por último y en los casos más rebeldes, puede ser necesario la cirugía: se reserva para pacientes con FP cronificada que no se resuelve con ningún otro tratamiento. Pudiendo realizar una fasciotomía percutánea y en algún caso seleccionado, alargamiento gemelo interno.